En Haití son pocos los que respetan los protocolos ante el Covid-19