Los fanáticos se esguarecieron hasta en los dogaouts.